CDE DEMANDA LA REPARACIÓN DEL DAÑO AMBIENTAL PROVOCADO POR MASIVA FUGA DE SALMONES EN EL SENO DEL RELONCAVÍ

(19.11.2020) El Consejo de Defensa del Estado presentó una demanda por reparación de daño ambiental en contra de la empresa pesquera Mowi Chile S.A., desde cuyo centro de engorda de salmones ubicado en el sector sur de Isla Guar, en la Región de Los Lagos, escaparon 690 mil ejemplares en 2018.

Conforme con los antecedentes detallados en la demanda, el centro de cultivo se conformaba de 20 jaulas circulares del tipo balsa, de 50 metros de diámetro por 17 metros de profundidad, cuya capacidad máxima autorizada alcanzaba las 6.500 toneladas. Añade el escrito que el 5 de julio de 2018, la estructura de dicho centro que contenía 935.701 peces de la especie exótica Salmo salar se vio gravemente afectada por condiciones metereológicas y oceánicas adversas y que por negligencia de la empresa no pudieron controlar adecuadamente provocando el daño de varias jaulas, permitiendo el escape de más de 690 mil ejemplares. Solo el 5% pudo ser recuperado.

El CDE sostiene que la fuga ha generado dos tipos de daño ambiental. En primer lugar, “el daño instantáneo que se traduce en la pérdida, disminución, detrimento o menoscabo significativo inferido al medio ambiente, consistente en la incorporación, súbita y masiva de un total aproximado de 651.991 individuos de la especie exótica Salmo salar”. Y, en segundo lugar, “el daño contingente, consistente en la pérdida, disminución, detrimento o menoscabo significativo inferido al medio ambiente, consecuencia de la pluralidad de efectos lesivos que necesariamente se manifestarán a futuro y cuyos cursos causales se encuentran en desarrollo”, indica el Organismo.

En ese sentido, agrega que las consecuencias de la introducción de miles de peces exóticos al ecosistema del seno y estuario de Reloncaví producirá transformaciones considerables en la biodiversidad del lugar, afectando directamente a las especies nativas. «En efecto –señala- no hay manera de recuperar los individuos de Salmo salar que se han fugado, ni retrotraer los efectos de su escape, como el consumo de especies nativas y/o la competencia con ellas, o la alteración de hábitats, ni los efectos de la incorporación al ecosistema de la mortalidad subsecuente de toda o parte de la biomasa, incluyendo la presencia de individuos tratados con florfenicol”, precisa. 

Cabe señalar que las autorizaciones otorgadas a la empresa desarrollar el cultivo de peces consideran los presupuestos de responsabilidad ambiental que establecen distintas normativas y leyes vigentes; a través de las cuales se exige la “adecuada mantención de las estructuras, así como la calidad de sus elementos en óptimas condiciones”. Lo anterior, precisamente, para asegurar las “condiciones de seguridad que permiten hacer frente a un clima conocido por su carácter extremo, siendo previsible que, de no enfocarse adecuadamente, podrían dar lugar a un escape masivo u otra contingencia, con resultados lesivos para el medio ambiente”.

Medidas de reparación

Las medidas de reparación solicitadas por el CDE incluyen un estudio que considere la medición de indicadores de diversidad biológica y la elaboración de una caracterización de sitio o línea base, ante la posibilidad de que ocurran nuevas fugas masivas; la ejecución de un programa de repoblamiento de especies ícticas nativas que pudiesen haber sido objeto de la depredación o desplazamiento por parte de las especies exóticas presentes en el área; la creación de un fondo a cargo de una institución pública para el financiamiento de proyectos de investigación, cuyo propósito sea la puesta en valor ambiental y sociocultural del área del seno y el estuario de Reloncaví; la elaboración de un estudio de actualización de vientos y corrientes marinas, que sirva de base para la confección de la memoria de cálculo que se utilizará para la instalación de las estructuras en todos los centros de cultivo de la empresa en la Región de Los Lagos, entre otras acciones.

El Consejo solicitó, además, que se asegure la adecuada difusión pública de las medidas de reparación y de sus resultados, fortaleciendo la transparencia del proceso mediante una plataforma digital creada especialmente para ese fin. En ella deberá informarse en tiempo real el cumplimiento de los planes, monitoreos y estudios; así como las metodologías que se adopten, la identificación de los equipos a cargo de desarrollarlas y ejecutarlas y los avances de cada periodo.