UNIDAD DE MEDIACIÓN DEL CDE SOSTUVO REUNIÓN DE TRABAJO CON SERVICIOS DE SALUD, HOSPITALES Y ESTABLECIMIENTOS SANITARIOS DE LA REGIÓN DEL BIOBÍO

19.12.2017.- Un equipo de la Unidad de Mediación, encabezado por su jefe, Pedro Barría, e integrado por las abogadas y mediadoras Claudia Mancilla, Juan Carlos Miguez, además de la Encargada de Mediación de la Procuraduría Fiscal de Concepción Paola Neira, sostuvo el pasado 5 de diciembre una reunión con 35 directivos de 14 hospitales y establecimientos de salud de la Región del Biobío y de los Servicios de Salud Ñuble, Concepción, Arauco y Talcahuano.

Esta reunión, parte de un programa permanente de análisis participativo de los resultados de la mediación, es la más masiva realizada a la fecha.

La actividad tuvo lugar en la sede del Servicio de Salud Talcahuano y los participantes abarcaban todo el espectro del trabajo sanitario: Área médica, calidad y seguridad, jurídica, administración, gestión y social.

La presentación “Mediación por daños en salud: Prevención, calidad sanitaria, acogida y comunicación con los pacientes”, del jefe de Mediación, fue el ítem basal para el análisis posterior de los participantes. Durante su exposición, Barría destacó que no obstante que algunos hospitales y servicios regionales se ubican por sobre del promedio nacional de acuerdos –22% entre marzo de 2005 y octubre de 2018– se ha producido un descenso marcado en los porcentajes de los últimos tres años.

Los participantes coincidieron en que no había razones concluyentes para explicar el fenómeno, pero que debían monitorear de manera permanente la tasa de acuerdos.

Barría valoró la instancia y señaló que la reunión fue “muy importante, pues los participantes, sobre todo los médicos, coincidieron en la necesidad de profundizar el impacto positivo de la mediación en cuanto a la calidad relacional de la atención que reciben los pacientes, agregando a la calidad técnica, acogida, comprensión y empatía con ellos”.

También se abordó el carácter transversal de la medicina, puesto que todas las personas han sido, son o serán pacientes en alguna etapa. Por ello, el análisis de la actividad médica no puede ser patrimonio exclusivo de los médicos, sino que también de los pacientes individualmente o través de múltiples asociaciones. En ese aspecto, hubo amplia coincidencia entre los participantes sobre esta visión, es decir, con las personas en el centro de la preocupación médica no sólo como objeto de estudio, sino como seres con carencias emocionales que tienen que ser acogidos, cuidados y comprendidos.

 

Capacitación Unidad de Mediación